[articulos/sanchis/banners_barra120x600.html]
articulos_ban.jpg (6832 bytes)
space_r.gif (807 bytes)
LAS ESFERAS DE LOS PLANETAS
Por el Pepita Sanchis*

Los planetas se dividen en planetas inferiores y planetas superiores (a los que Ben Ezra llama "soberanos").

Los planetas inferiores son el Sol, la Luna, Mercurio y Venus y son aquellos que rigen la esfera de lo inmediato, los procesos elementales, lo que nos afecta directamente como individuos: nuestra personalidad (el Sol); afectos, protección, alimentación, familia (la Luna); hermanos, parientes, intercambios, movilidad y comunicación (Mercurio), y los sentimientos y capacidad de disfrute (Venus).

Nosotros somos lo que estos planetas inferiores indican y nuestro ego será más o menos fuerte según se encuentre el Sol; nuestra estabilidad emocional depende en gran manera de la Luna etc.

A partir de Marte entramos en otra esfera, la esfera de lo social y de los individuos como grupos, o bien en la esfera de los procesos superiores.

En la antigua Roma los sacerdotes (flamines) de primer rango eran los de Júpiter (flamen dialis), Marte (flamen martialis) y Quirino (flamen quirinalis) pues los romanos intuían que éstos dioses regían conceptos más globalizadores.

Se empieza por Marte, planeta y dios de mala fama, ciertamente. Sin embargo, a pesar de su pésima reputación, Marte es un planeta que une a los individuos de su propio grupo en la actividad de la lucha y defensa de la comunidad. Los hombres se unen para cazar, para atacar a los enemigos o defenderse de ellos, para trabajar y por instinto de supervivencia.

Un hombre solo puede cazar, pero para cobrar piezas grandes se necesitan varios. Un hombre solo se puede defender, pero si le ayudan otros tiene más posibilidades. Un hombre solo tiene pocas posibilidades de sobrevivir en un mundo hostil.

Uno de los indicativos de la importancia de Marte es que, según los lingüistas, el lenguaje nace del trabajo (Marte). Y con el lenguaje nace la sociedad. Eso tardé muchos años en comprenderlo. Está claro que las abejas se comunican entre ellas para indicarse, por el número de circunvoluciones y la posición del abdomen, la dirección y distancia exacta en la que hay una buena zona de recogida de polen, pero no lo relacionaba con los humanos.

Sin embargo, es el mismo proceso. Uno se puede comunicar con otro simplemente con gruñidos placenteros o irritados y con caricias, pero el trabajo en común requiere una comunicación ya más abstracta y puntual.

Imaginemos a varios cazadores intentando atacar a un mamut. Al principio uno haría "¡aghh, aghh!" lo cual vendría a decir más o menos "Tú pasa por aquí y asústalo por detrás y cuidado con no hacer ruido antes de hora que la vas a joder" y el otro respondería algo así como "¡ugh, ugh!" traducible por "De acuerdo, pero hazme una señal cuando tenga que encender la tea para asustarlo". Como a veces estos mensajes tan claros no se entenderían bien, se empezó a inventar sonidos para el yo, el tú, la piedra, la tea etc. Y de allí nace el lenguaje: del trabajo/actividad en común.

Pero, como decían los romanos, las leyes se inventaron para que el más fuerte no lo pueda todo, así que había que controlar a Marte por medio de las leyes y evitar que la fuerza bruta se impusiera sobre todo lo demás. Júpiter está por encima de Marte y por eso es más poderoso que él. Júpiter es también otro planeta social, porque las leyes se hacen para una comunidad y la cohesionan.

Ahora bien, las leyes de Júpiter son morales, pero también son a menudo convenciones sociales. Es el criterio de lo que está bien y lo que está mal, y también de lo que una sociedad en concreto considera bien o mal. Y hay a veces grandes discrepancias entre una sociedad y otra. Todos están de acuerdo en que matar es malo, pero en otros temas, como la velocidad en las carreteras, en unos países no se puede pasar de 120, en otros de 150 y también los hay sin límite de velocidad.

Y allí se llega a la tercera esfera: la ley (Júpiter) te puede permitir correr a 120, 150 o a la velocidad que quieras, pero a partir de 120 tienes muchas posibilidades de quedarte parapléjico en caso de accidente y a partir de 140 lo más probable es que te mates. Y eso no lo pueden cambiar los legisladores. Es Saturno, el fatum, y está por encima de Júpiter y de sus normas. Son las ineludibles leyes físicas.

El entorno físico pues nos aprisiona, como un apretado corsé, pero...por encima está Urano. Urano es la ciencia, la astrología y la creatividad, la renovación. La ciencia busca traspasar los límites que nos ha fijado la naturaleza y mejorar la vida del hombre, la ciencia nos salva la vida constantemente cuando deberíamos morir inexorablemente. La astrología por su parte pretende dilucidar cuál es el fatum de cada uno y sacarle el mejor partido, parando los golpes del destino y utilizando las energías cósmicas para mejorar, comprenderse, enmendar los errores etc. La creatividad es una puerta menos evidente, pero también lleva a uno más allá del fatum en cierta manera.

Urano vence incluso a Saturno en su esfera más importante: el tiempo. Hace poco observé que Saturno es un tiempo lineal e inflexible, el "nunca se puede volver atrás". El único enemigo del tiempo de Saturno es la Luna, la emoción, que hace que, si bien las horas pasan siempre al mismo ritmo, nuestra percepción del tiempo varía mucho según nuestras emociones: si estamos bien, es rápido; si estamos mal, muy lento. Saturno y la Luna rigen, como ya sabemos, dos signos opuestos. Y para nuestro cuerpo y células cuenta el tiempo cronológico, pero para nuestro sentir no.

Del mismo modo que Saturno y la Luna representan el tiempo inmutable y su alteración "vivencial", Urano y el Sol (Acuario y Leo) representan otro tipo de tiempo, un tiempo no inmutable ni lineal, un tiempo que tiene otras normas. Y esto es porque cuando se va a la velocidad de la luz (Sol/Leo) se trastoca el tiempo de Urano/Acuario. Es el tiempo de la física moderna, el tiempo de la teoría de la relatividad que aún está en mantillas.

A pesar de eso, si bien Urano nos libera parcialmente de Saturno, también nos hace comprender (si uno es astrólogo) que simplemente estamos sometidos a otras leyes más amplias, sean las leyes de la física o las leyes del cosmos y que somos criaturas con un reloj interno, marionetas de los influjos astrales, cuerpos vacíos poseídos alternativamente por uno u otro daimon. En el momento en que comprendes que si sabes que tal día vas a recibir una carta de tal persona con un contenido tal y sólo tienes que sentarte a esperar a que llegue el cartero, se te cae el mundo encima cuando te dan ese trozo de papel que inexorablemente te ha llegado.

Entonces buscas otra esfera y te encuentras con Neptuno. Porque Neptuno es dios y dios no está sometido a las leyes de Urano. No le afectan los tránsitos de Saturno ni nada por el estilo, y tampoco le afectan a un iluminado o a una persona que haya traspasado de verdad la frontera de Neptuno (por cierto, Adela me decía que a los locos tampoco les afecta la astrología). Locura o iluminación. ¿Son las dos caras de una misma moneda?

Bien, y ahora queda la última esfera, Plutón y ésa no la entiendo. ¿Qué pasa, que cuando uno se ha convertido en dios ya sólo le queda morirse? ¿Son mortales los dioses?

Es además, en mi opinión, el mayor maléfico, porque no tiene quien le enmiende la plana. A Marte (la fuerza), lo controla Júpiter (las leyes). Si Júpiter se desmadra (la autocomplacencia), Saturno lo pone firme, recordándole cuáles son sus límites. Urano se burla de Saturno y juega a trastocarle el tiempo y todas sus estructuras inmutables. Le monta una revolución y se lo manda todo al garete. Neptuno los mira desde arriba, como criaturas, pues él ya "pasa" de todo y hace lo mismo que Diógenes en Siracusa. Y si no, la mayoría de la gente sabe que cuando los "de abajo" le trastocan la vida con una buena meditación o un antidepresivo (las drogas = Neptuno, ya sean las naturales, producidas por el propio cuerpo, o las químicas), se le olvidan los problemas. Pero, ¿y Plutón? No hay planeta por encima de él, así que no tienes armas, ni recursos ni nada.

Es la última frontera, cuando después de una huida hacia adelante te encuentras de repente con una puerta cerrada, Plutón. ¿Cómo se abre esa puerta? ¿Qué hay detrás de ella?

space_r.gif (807 bytes)
space_r.gif (807 bytes)
Regreso >
Para contactar a Pepita Sanchis visita su sitio de internet en
http://www.geocities.com/sanchis_2000/

 
relacionados.gif (2695 bytes)
Banner





Tirada Gratis de Tarot
Tirada de Runas Vikingas

Tarot
Tarot Gratis
Horoscopo Semanal
Horoscopo Diario
Horoscopo Hoy
Runas Gratis
Horoscopo Gratis
Tirada de Tarot
Tarot Gratis
Horoscopo Chino
Como seducir a las mujeres
Como aumentar la seducción
Lista completa de artículos

Caracteristicas de los signos:

Como seducir a ellos y ellas:

COMPATIBILIDAD
Tu signo:
La otra persona:
Horóscopo Semanal
Calcula tu ascendente
Los decanatos
Estudios Astrológicos
Tienda de Libros
Diccionario astrológico
 space_r.gif (807 bytes)